Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, más conocidos como RAEE, para funcionar necesitan corriente, pilas o baterías y una vez culminada su vida útil, se encuentra inservibles en nuestros hogares, empresas y oficinas, en espera de un adecuado tratamiento.

Los RAEE contienen sustancias peligrosas, según estudios realizados, se estima que en nuestro país tenemos casi 150 000 toneladas de RAEE, proveniente principalmente de equipos de telefonía celular y aparatos de cómputo.

 

Descriptores temáticos